Este sitio usa cookies y tecnologías similares.
PerrosPolivalentes.com solicita su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Acepto | Más información

Etimología de la palabra Cinología o porqué un cazador no debe conformarse sólo con que un perro cace

Entrada del
08/06/2013
, autor Eduardo Álvarez

Como siempre, definamos y acotemos:

Cinología: Ciencia que estudia las razas caninas en sus diferentes apartados, a saber:

  • Etología y Psicología canina.

  • Morfología.

  • Genética.

  • Funcionalidad canina.

Etimología: Ciencia que estudia el origen de las palabras.

Bien, ahora podemos entrar.

Cinología según su Etimología:
Compuesto por la raíz griega antigua “kynos”, significa perro, can y por el sufijo también del griego antiguo “?o?ía”, logía, que significa ciencia.

¿Por qué doy tanta importancia a la Etimología de la palabra Cinología? Porque a pesar de los Clubes de Raza, de la RSCE, de todas las sociedades protectoras de perros, de los miles de millones de euros que el mundo del perro mueve al año, resulta que la dichosa palabreja no existe para la lengua Castellana.

¿Qué os parece?
Pues es verdad; no existe porque no aparece por ningún lado, no está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRALE) editado por Espasa Calpe, a su vez editora de la Enciclopedia Universal –en más de cien tomos y mil y pico páginas en cada uno- tampoco en la Larousse, y tampoco en la Salvat. A partir de aquí, ya no he seguido buscando y he elevado la pesquisa a norma general.

¿Cómo di con ella?
En Internet, y en la manida y criticada Wikipedia, pero no a la primera, no. La encontré en sus versiones:

  • Inglesa: Cynology

  • Alemana y Holandesa: Kynologie

  • Rusa y Búlgara: Kuho?ò?u?

  • Idioma Protoindoeuropeo: Kwonkuv

Me he decidido a tomar la pluma y escribir todo esto, por dos razones:

  • 1.- Poner luz para difundir conocimientos en la Cría del GSP

  • 2.- Luchar, en lo que buenamente se pueda, en combatir la falta de conocimiento dentro del mundo cazador.
  • Me suelo meter con los cazadores acusándoles de ignorantes, pero ¿cómo puedo culparles, si en España, las mismas autoridades de la lengua ignoran una realidad, que día sí y día no, está en todos los medios de comunicación mundiales? Si nuestros prebostres son ignorantes, ¿qué nos resta al pueblo llano? En fín...

    Pero volvamos al inicio de nuestro artículo:
    ¿Por qué los cazadores españoles se conforman con un perro, en muchos apartados mediocre, si caza bien, pero solo si caza? Es decir, si la funcionalidad del can es satisfactoria, todo lo demás como la Etología, la Morfología y la Genética, es despreciable.

    Yo busco difundir lo que sé sobre la raza Braco Alemán, para con el tiempo, formar una Asociación de Criadores Gsp, que pueda defender nuestros intereses comunes. Pero claro, tiene que haber intereses comunes sobre la base de una comunión de ideas y conocimientos, que nos homologuen entre nosotros mismos, ante nuestras decadentes instituciones (léase clubes de raza, RSCE) y al máximo nivel internacional (léase FCI). Hoy por hoy, eso no se da. Esto es o debería ser la sociedad civil inquieta, pero ello no es perfectible hasta ese nivel, sin el concurso del mundo cazador.

    Este artículo está dedicado sobre todo a los cazadores, para que no se conformen con poco, sino por el contrario, aspiren a lo mejor, como ya lo hacen cuando hablan de, por ejemplo, armas y municiones, vehículos, cotos, vestimentas o accesorios. Deben de conocer sobre Cinología, como de los anteriores temas, para poder disfrutar del Arte de la Caza de una forma plena.

    Pasemos ahora al segundo enfoque de este artículo.
    Analicemos esas otras materias caninas que se desprecian con tanto desahogo como alegría. ¿Por qué es importante la Etología y la Psicología canina? ¿Qué es mejor? ¿Un perro psicopático, neurótico, obsesivo-compulsivo o un perro inteligente, tranquilo del sistema nervioso y sobre todo, noble? Muchas preguntas, veamos las respuestas.

    Yo no puedo vivir con un perro agresivo, por el peligro que conlleva hacia los infantes y hacia otros adultos. El ejemplo de las, mal llamadas, razas peligrosas es típico de una tipología caracteriológica canina psicopática producida por los malos criadores, repito, MALOS CRIADORES.

    Yo no puedo vivir con un perro que se pasa el tiempo en la perrera mordiéndose la cola, girando y girando tras la misma en un ejemplo infinito de lo que es una neurosis. Yo no puedo vivir con un perro, que cada vez que suena el timbre u oye voces o ruidos extraños empieza a ladrar desaforadamente o que al salir de paseo, siente la necesidad de orinar todas las piernas, árboles, esquinas por las que pasa, ejemplos de filias o fobias típicas de los trastornos obsesivos-compulsivos caninos.

    Bueno, pues a algunos cazadores si pueden, con que acosen y pongan la caza, les vale. ¿No es del género tonto-contemporáneo esta complacencia?

    Pasemos ahora a la Morfología
    Yo no puedo cazar con un perro que se canse a las dos horas de caza, sobre todo si me he desplazado varios cientos de kilómetros al acotado. O que se viene abajo porque hace calor, o porque pierde la concentración en su oficio en cuanto ve una sombra, huele un efluvio de otro perro o ve volar una mariposa.

    La Morfología NO es belleza, ES resistencia física al cansancio o también la suficiencia física para prevalecer en la caza. En Andalucía se define como “tener poderío”, ser poderoso físicamente. No es lo mismo sentarse a lomos de un caballo Pony, que a los lomos de un Pura Raza Española, macho y entero; es cuestión de Poderío.
    Pues algunos cazadores, sí lo prefieren. Prefieren un perro canijo, perdón, de “talla media” y contrahecho, si muestra con la nariz al cielo, aunque para cobrar la pieza tengan que mojarse los pies, porque su ayudante es incapaz de nadar con algo en la boca.
    No se entiende, no se puede entender.

    Nos queda, por último, la Genética
    El misterio de lo desconocido y sin embargo es la herramienta con la que se fabrican nuestros animales, pero... ¿hay que ser ganadero canino para poder cazar con GSPs? Evidentemente, no es necesario. Lo que es necesario, para ser cazador, es tener los conocimientos de un buen ganadero canino para poder aprovechar en nuestro beneficio, la fuerza de la selección genética. Aquí fallan casi todos los cazadores y éste será un apartado sobre el que versarán buena parte de mis futuros escritos. No se trata de preñar hembras y sacar cachorros, sino de reconocer la calidad de las madres en la descendencia y de aplicar correcciones morfo-caracteriológicas de un padre sobre su progenie.

    A diferencia con el género humano, en los perros, la consanguinidad es buscada para garantizar la herencia genética. Esto es discutible, lo sé, yo creo en ella. Desde luego, si se decide prescindir de la misma, hay que conocerla, por lo menos.

    Un ejemplo
    Yo no puedo cazar con un compañero del cual no conozca su temperamento íntimamente. Si me gusta, risueño, listo, buena gente, inteligente y sobre todo, valiente y poderoso, entonces no quiero otro tipo.
    No quiero un compañero egoísta, malhumorado, rencoroso, falso y cobarde. La consanguinidad me permite tener siempre ejemplares del primer tipo aunque cruce con hembras del segundo. El ejemplo éste, está sujeto por los pelos, lo sé, pero trato de darle enfoques variados para poder ser entendido.
    Los cazadores, por lo que se ve, no tienen el mínimo problema en cazar con compañeros diferentes, aunque no se entiendan, discutan y tomen decisiones, cada uno, contrarias al parecer del otro. Curioso comportamiento. Nada sensato, me parece.

    No me extiendo más, pero señores cazadores, en la caza, el perro es consustancial y si no sabemos criar, mal vamos a saber comprar y mucho menos juzgar la calidad deseada.

    Para poder enseñar algo, hay que empezar por el principio. Este artículo es el nivel cero del edificio llamado “El perro de caza”. Sin saber que un perro tiene cuatro patas, mala faena haremos en el campo, señores. Cuatro patas tiene un perro. Cuatro características hay que dominar para saber de perros. Y son las descritas en éste artículo. Nunca desanimarse, por el contrario, hay que esforzarse y leer, todo en la vida tiene su precio. Pero para un cazador bueno, no hay nada más precioso que un buen perro de caza. ¿Quizás porque es lo único que con dinero solo, no se compra?

[Publicidad]